Anselmo de Canterbury

Fue un filósofo y teólogo a quien se considera el padre de la teología escolástica que dominó en la Alta Edad Media.  Nació en Aosta Italia (1033-1109).  A la edad de 29 años entró al monasterio de Bec en Normandía.  Lo atraía la fama del abad Lanfranco, quien usaba el método dialéctico y que Anselmo también usó en su reflexión y enseñanza.  En 1063 Lanfranco  fue trasladado a otro monasterio y Anselmo tomó su lugar.  Estando allí escribió tres libros:  El monologio, el proslogio y Epístola de la Encarnación del Verbo.  En 1093 fue nombrado obispo de Canterbury (Inglaterra) por el rey Guillermo el Conquistador.  El no deseaba ese cargo y menos que lo nombrara el rey con lo que no estaba de acuerdo por lo que salió en exilio voluntario.  Si embargo en el año 1100 regresó a Canterbury y en esa época escribió: “Cur deus homo?” (¿Por qué Dios se hizo humano?).  Tuvo problemas con el rey las que finalmente se resolvieron (1106) y desde ese año sirvió como arzobispo hasta morir en 1109).

Anselmo inició una era teológica que continuaría y llegaría a su clímax en el siglo XIII.  En su tiempo la teología era producto de los monasterios.  La teología iniciada por él llegó a enseñarse en la universidad y en escuelas catedralicias de Europa y sobre todo en París.  La teología escolástica se caracteriza sobre todo por el uso de la razón en el entendimiento de la fe cristiana.  Otros teólogos anteriores a Anselmo habían usado también la razón, pero él la llevó a nuevos niveles.  Antes de él la enseñanza apelaba a la Biblia y a los escritos de los padres.  Con él se mantiene la autoridad de la Biblia, pero para resolver los problemas teológicos se le da lugar al uso de la razón. Decía “la fe en busca del entendimiento”, que llegó a caracterizar la era escolástica.  La aplicación del intelecto humano es evidente en las obras de Anselmo.   Hasta esta época, la existencia de Dios, la revelación divina y las doctrinas cristianas eran aceptadas por fe y la autoridad de la Biblia.  Aunque la lógica, la filosofía y la retórica se usaban para aclarar el contenido de la fe o para combatir las herejías que surgían, no se aplicaban a la teología para comprobar, convalidar o entender la razón por la cual las doctrinas cristianas tenían que ser la verdad.   Para Anselmo y los que le siguieron Dios tenía que ser el Supremo ejemplar de todo razonamiento e intelecto.  Por ello la fe cristiana debería también demostrar un alto nivel racional.  Para comprender las doctrinas cristianas usó la dialéctica.  Este método es evidente en el desarrollo de sus argumentos que van en forma de preguntas y respuestas hasta llegar a una conclusión.

Entre los varios argumentos de Anselmo los dos más importantes son su prueba ontológica de la existencia de Dios y su explicación de por qué Dios se hizo humano en la encarnación.  En esos argumentos se ve la influencia platónica que todavía era muy dominante en el siglo XI.  En el platonismo, todo lo que existe en la naturaleza tiene un prototipo ideal del cual es copia imperfecta.  Estas ideas universales están en la mente divina y son más reales que el mundo material.  Por eso para Anselmo la lógica y la razón son suficientes para demostrar la validez de un argumento.  Esta influencia del platonismo es evidente en el Proslogio donde él trata de demostrar la existencia de Dios usando su metodología y la lógica para demostrar la existencia de Dios.  Su “prueba” se llamó posteriormente la Ontológica” (gr, la razón o lógica del ser).  Anselmo es el primer teólogo cristiano que intenta demostrar la existencia de Dios usando solamente la razón y argumentando que Dios necesariamente tiene que existir de acuerdo a la lógica y el razonamiento humano.  Para demostrarlo empieza definiendo a Dios como el ser supremo, por encima de todos los seres, de tal modo que es imposible concebir algo mayor.  Usando su metodología dialéctica él se pregunta: ¿Qué es mayor o más perfecto, algo que existe, o algo que no existe?  Naturalmente, algo que existe.  Él entonces se pregunta ¿Qué es más, algo que existe necesariamente fuera del intelecto o algo que existe sólo en el intelecto?  Algo que existe necesariamente sin depender del intelecto es más perfecto.  Anselmo entonces concluye que la idea de Dios que tenemos requiere que Dios exista.  Por supuesto, Anselmo confía en el valor objetivo de los conceptos o ideas, lo cual muestra la influencia del platonismo en su pensamiento.  Este argumento fue disputado por un monje llamado Gaunilo en la misma época de Anselmo y éste todavía pudo responder a sus objeciones.  Siglos después fue contradicho por Kant (s. XVIII).  Pero la idea ha sido defendida y profundizada por el filósofo Charles Hartshorne

El segundo argumento importante presentado por Anselmo tiene que ver con la Cristología y lo desarrolla en su libro “Cur Deus Homo”, el más importante de sus escritos de contenido teológico.  Aquí él trata de demostrar por medio de la justicia más estricta que hay razones suficientes para explicar por qué fue necesario que el Hijo de Dios se hiciera hombre y ofreciese a Dios un sacrificio de expiación que satisficiera al Padre.  Lo que él enseñó ha sido la posición oficial de la iglesia católica hasta hoy y también la de muchas iglesias reformadas.  Su argumento puede resumirse diciendo que: “La injuria hecha al honor infinito de Dios por el pecado del hombre requería por parte del hombre una satisfacción equivalente, es decir, igualmente infinita.  Ahora bien, sólo Dios tiene la necesaria dignidad infinita para satisfacer por una injuria infinita.  Por consiguiente, el Hijo de Dios, igual al Padre en su naturaleza divina, tuvo que hacerse hombre para padecer en lugar del hombre y satisfacer cumplidamente por la injuria hecha al honor infinito de Dios”

Anselmo insistió en la necesidad absoluta de la expiación fundándola en la naturaleza íntima de Dios.  Según Anselmo el pecado consiste en la oposición de la creatura a darle a Dios el honor que a Él sólo es debido.  A causa del pecado del hombre, Dios queda despojado de su honor, y era necesario que esto fuera castigado.  Esto podía ser hecha en una de dos maneras:  mediante castigo o mediante satisfacción.  La misericordia de Dios lo impulsó a procurarlo por el método de la satisfacción, y más particularmente por el don de su Hijo, que era el único camino, puesto que se requería una satisfacción infinita.  Como Cristo era un ser sin mácula no tenía obligación alguna de sufrir o morir y al hacerlo trajo de esta manera gloria infinita a Dios.  Esto trajo de parte de Cristo una supererogación que mereció y produjo una recompensa, pero como Él como Hijo de Dios no necesitaba nada para sí mismo, la recompensa pasó a los pecadores  en la forma del perdón de los pecados y las futuras bienaventuranzas para todos aquellos que viven según los mandamientos del evangelio.  Anselmo fue el primero que estructuró una doctrina completa acerca de la expiación, la cual ha sido criticada, pero apuntó en muchos aspectos en la dirección correcta.  Después de él surgieron teorías acerca de este tema (La influencia moral, la teoría del ejemplo, la teoría gubernamental, la teoría mística, la teoría del arrepentimiento vicario; y antes de Anselmo algunos cristianos creían en el rescate pagado a Satanás y había una teoría de la recapitulación).

Los comentarios están cerrados.

Create a website or blog at WordPress.com Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

error: ¡El contenido está protegido!
A %d blogueros les gusta esto: