Advertencia en cuanto a los falsos maestros (2° parte)

EXPOSICIÓN DE SEGUNDA PEDRO CAPÍTULO 2 (continuación)

CARACTERÍSTICAS DE LOS APÓSTATAS (2: 9-22)

En la primera parte Pedro habla de la conducta de los falsos maestros (FM).  Aquí va a dar lo que los caracteriza.  Para captar mejor este extenso pasaje daré una lista de todo lo que Pedro dice de los FM y después los detalles más importantes.  1)  El fin de los FM será el castigo de Dios.  2)  Son impuros.  3)  Soberbios y atrevidos  4)  Ignorantes, pero culpables.  5)  Sensuales.  6)  Su gran interés es el dinero.  7)  Están extraviados de lo espiritual.  8)  Son estériles en lo verdaderamente espiritual.  9)  Arrogantes  10)  Su estado final posterior a oír el evangelio es peor que antes de oír.

Es importante decir que un apóstata (y los FM lo son), es uno que abandona la fe verdadera (el cuerpo de doctrina sana consignada en la Biblia).  El apóstata está entre los verdaderos creyentes, pero no ha sido regenerado por eso sabe la información, los datos del evangelio, pero no los cree, no los ama y no le importa si en determinado momento traiciona esa fe.  El apóstata nunca tuvo a Cristo en su corazón, ni entendió bien el evangelio.  Por eso es uno que se aleja de la Verdad (I Juan 2: 19).

El v. 9 es el puente entre el 1-8 y el resto del capítulo donde dice que sabe el Señor librar a los piadosos (que aman al Señor y sus cosas aunque no son impecables, como Lot) y reservar a los injustos (incrédulos) para ser castigados en el día del juicio.  El castigo será continuo en la eternidad.  Muchos incrédulos y apóstatas no son castigados ya, aquí y ahora y eso confunde a muchos, porque en lugar de castigo tienen aparente éxito, riquezas aun engañando a la gente y parece que Dios no hace nada, pero están siendo reservados para lo peor.  En cambio el creyente es disciplinado aquí para no ser condenado con el mundo (I Cor. 11: 31, 32).  El incrédulo es considerado injusto por Dios aunque tenga moralidad porque rechaza el camino de salvación dado por Dios y que se basa en la fe en el Señor y su Obra en la cruz.

v. 10 “y mayormente” referido a los injustos, es decir todos los malos, incrédulos entre los cuales hay unos peores que otros. “Siguiendo la carne”, es decir los dictados de su “yo”, andan (conducta) en concupiscencia e inmundicia.  Se ve, según Pedro que los FM de quienes está hablando básicamente, aunque la mayoría de incrédulos es así, que tienen un deseo inmoderado de lo material y de lo sensual.  La palabra inmundicia que se usa aquí es miasmou = contaminación, impureza y se translitera al español “miasma” cuyo significado se refiere emanaciones que salen de las cosas en descomposición lo que produce hedor.  Los FM hieden a podredumbre.  Y siguiendo estos malos deseos desprecian a toda autoridad por eso son atrevidos y contumaces (rebeldes).  No les importan las consecuencias.  No son osados para lo bueno sino para lo malo.  El no creyente quiere agradarse a sí mismo.  Esto se ve hoy muy claro en las bandas de Rock, donde se exalta lo feo, lo inmoral, la rebeldía, el mensaje subliminal incitando a no obedecer a los padres, a drogarse, a suicidarse y otras cosas.  Y lo triste es que muchos llamados “cristianos” han adoptado esta música con esa filosofía, según ellos para atraer a los incrédulos.  Lo que han hecho es meter el mundo a la iglesia.  El resultado es que muchos miembros de las iglesias tienen esa filosofía y estamos viendo a padres cristianos con grandes problemas porque sus hijos ya no son sumisos, sino roqueros que no obedecen y se van de la casa porque no aceptan la disciplina familiar.  Pero según muchos líderes es mejor que los jóvenes tengan toda esa mundanalidad en la iglesia y no que se vayan totalmente al mundo.  Pedro dice que esta gente no teme decir mal contra las potestades, no aceptan la autoridad, no la temen, no tiemblan ante nada.

v.11 En contraste con esa insubordinación de los malvados, los ángeles de Dios que son más fuertes que los hombres no pronuncian juicio de maldición contra ninguna autoridad. Judas dice que ni siquiera contra el diablo habló el arcángel Miguel (Jd. 9). Los ángeles son moderados en su actuación, pero los falsos no temen a nadie.  Hoy es evidente, en la TV, se mira que capturan a gente que se va burlando de la policía.

v.12 Los FM y sus seguidores son ignorantes. El texto dice que hablan mal de cosas que no entienden.  Por eso blasfeman contra toda autoridad.  Pero también se meten a opinar con argumentos de pura ignorancia.  Muchos de ellos, especialmente los líderes pretenden dar nuevas ideas tocante a la teología, queriendo enmendar la sana doctrina y dicen ideas de las más descabelladas porque no tienen profundidad de conocimiento, pero como sus oyentes saben menos que ellos (o sea nada) todo lo aceptan.  Pedro dice que su destino es como el de los animales irracionales nacidos para presa y destrucción.  Un animal puede ser presa o haber nacido para ser destruido (pasa con la crianza de animales, los crían para servir de comida).  Los FM en lugar de ser para la gloria de Dios serán presa del fuego eterno (Mt. 25:41)  Pero una enseñanza para nosotros es que cuando uno no entiende no debe hablar, mucho menos meterse como se dice en teología a pontificar sobre lo que no entiende.

v.13 Este texto dice que los FM perecerán recibiendo el galardón de su iniquidad. Ya que su delicia o lo que les encanta es ser licenciosos, inmorales. La expresión “cada día” debe ser traducida “a la luz del día”, a plena luz del día.  Es decir que no tienen vergüenza.  Un ladrón espera la noche para hacer lo malo, pero ellos ni siquiera esperan eso.  Exhiben su maldad a toda hora.  Los FM actúan mal dentro de la iglesia.  Pedro dice que “mientras comen (banqueteros embriagantes) con vosotros se recrean en sus errores (embustes, mentiras)”  La idea es que ellos están dentro de la iglesia organizada y son manchas o una vergüenza para la misma.

v.14 Los apóstatas FM, tienen los ojos llenos de adulterio. Este versículo habla de que estos hombres están controlados por la codicia de maldades carnales, sexo y dinero.  En toda mujer ven una persona adúltera y la oportunidad de cometer maldades.  Están habituados al mal y no son capaces de dejar de pecar.  Seducen a las almas inconstantes.  La palabra seducir (gr. Deleaxo= poner como cebo, atraer, halagar, seducir) es propia de la pesca.  Es lo que se hace con el pez poniéndole trampa en el anzuelo.  Pedro como pescador la usa indicando lo que hacen los FM con la gente:  engaño al pez  que lo lleva a la muerte.  Y esto a la gente inconstante porque no saben la Biblia como se debe saber y por eso no tienen convicciones ni firmeza espiritual.  Son hijos de maldición porque no son redimidos.

v.15 Están extraviados, han dejado el camino de Dios y siguen el camino de Balaam, el cual amó (apeteció, codició) el premio de la maldad. Balaam es del ejemplo del maestro o profeta falso que extravía a la gente por amor al dinero y que está dispuesto a ir contra lo que dice Dios si hay dinero de por medio.  Balac le ofreció mucho oro.

v. 16. Fue reprendido por su iniquidad ya que un animal sin pensamiento, usado por Dios, le habló en contra de lo que estaba haciendo. Una persona puede estar cuerda, en su sano juicio y en el uso de sus facultades mentales, pero loco espiritualmente, actuando como si no supiera lo correcto.

v. 17 Los FM son estériles en cuanto a lo espiritual. Fuentes sin agua.  En otras palabras sólo ha quedado lo material, pero carecen del agua de vida.  Pedro insiste en este versículo en que para ellos está reservado el castigo eterno.  Dice también que son nubes (gr. Omijlai= bruma) empujadas por la tormenta, es decir inestables, no tienen algo firme.  Ofrecen cosas atractivas pero al final la gente queda frustrada al ver que no hay nada de lo que se les promete.  Ofrecen lo que Dios no ofrece.  La enseñanza que dan no tiene peso (como la neblina que no pesa).  La iglesia debe en este caso aplicar lo que dice Isaías 8: 20 ¡A la ley y al testimonio!  Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido.

v.18  Hablan palabras vacías de sentido (infladas), altisonantes.  Quieren impresionar con terminología rara.  No buscan alumbrar, sino deslumbrar a sus oyentes, pero hay gente que aunque no entiende creen que lo que ellos hablan es bueno, sólo que ellos no le llegan a la altura de esos pensamientos.  Pero uno es edificado solo si entiende.

vv. 19, 20 No tienen verdadera libertad, aunque en el evangelio hayan tenido una reforma moral externa, pero nunca fueron regenerados. Por eso Pedro les aplica el proverbio (Prov. 26: 11) diciendo que mejor hubiera sido que no conocieran el evangelio y no conocerlo y no vivir conforme a él, haciéndose más responsables.

La conclusión es, hermanos, ¡Cuidado con el engaño!  Cristo lo advirtió y sus apóstoles también.  Los  pastores tenemos una gran responsabilidad de preparar al rebaño con buena doctrina.  La manera correcta de pelear esta batalla es enseñando la Biblia con seriedad, profundidad y con la comprensión de cada creyente cumpliendo la meta de la iglesia de Cristo que Pablo da en Colosenses 1: 27-29.

LA SANA DOCTRINA

Este es un tema que a menudo mencionamos.  En la Biblia se habla de doctrina (Hb, leqah=lo que se recibe como aparece en Dt. 32: 2 y Prov. 4: 2).  Es un cuerpo de enseñanzas (Torah=ley, instrucción)  En el N. T. las palabras son:  Didaskalía y Didaché= tanto el acto como el contenido de la enseñanza.  En las epístolas es un cuerpo de enseñanza utilizado como regla de la ortodoxia.  Jesús habló de Su doctrina (Jn. 7: 16, 17).  La doctrina cristiana se formuló después del Pentecostés (Hch. 2: 42).  Judas habla de la fe una vez dada a los santos (Jd. 3).  Cuando le seguimos la pista a la palabra griega uguiaíno completamos el concepto.  Esta palabra significa “tener buena salud, estar bien, ser incorrupto (fiel a la doctrina), sanar, sano, intacto, íntegro, sensato, inteligente, razonable, puro e HIGIÉNICO.  Metafóricamente se dice de un dicho o palabra.

Los textos paulinos se refieren a este tema de la siguiente manera:  sana doctrina (I Ti. 1: 10; Tito 2: 1); sanas palabras (I Ti.  6: 3), la forma de las sanas palabras (II Ti. 1: 13); sana enseñanza (Tito  1: 9); palabra sana (Tito 2: 8) y los creyentes deben ser sanos en la fe ( (Tito  1: 13; 2: 2).  Esto nos enseña que la iglesia debe tener una ortodoxia y también una ortopraxis.

En el tiempo actual se hace necesario recalcar  la enseñanza sana debido a que cuanto más pasa el tiempo la apostasía va creciendo y la enseñanza falsa toma diferentes formas y el descenso hacia la mentira y corrupción van de mal en peor.  La única forma en que la iglesia verdadera y los verdaderos siervos de Dios y creyentes pueden librarse del engaño es aferrándose a la Autoridad infalible de la Biblia tratando con toda sinceridad ante Dios de ser fieles en su interpretación tanto como predicadores así como oyentes.  Por nuestra seguridad y la de nuestros hermanos debemos ser exigentes en que lo que creemos y enseñamos se apegue a la doctrina que sale del texto bíblico.  También debemos estar atentos a las advertencias de los santos hombres de Dios que escribieron inspirados por el Espíritu Santo acerca del crecimiento del engaño y las doctrinas y el carácter de los falsos maestros.  La Biblia es clara al respecto.

Los comentarios están cerrados.

Create a website or blog at WordPress.com Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

error: ¡El contenido está protegido!
A %d blogueros les gusta esto: