SABIDURÍA FRENTE A LA CRISIS

Por Edgar Contreras Rosales

La crisis económica ha alcanzado a todos los seres humanos.  El apóstol Juan anticipó que uno de los acontecimientos al final de la historia previa al regreso de Cristo y el establecimiento de su reino sería una gran carestía, que por supuesto no ha llegado pero que avanza a grandes pasos.  Hoy lo económico está difícil, pero todavía no se ha visto todo.  Juan dijo que se le reveló que llegaría el momento en que se venderían dos libras de trigo por un denario (Ap. 6:6).  Eso significa que todo el salario de un jornalero alcanzaría sólo para que él y su familia tuvieran sólo un poco de comida y no morir de hambre.  La crisis económica viene desde hace muchos años.  Sin embargo la mayoría de la humanidad no tiene una actitud sabia sino siempre vanidosa y descuidada.

La Biblia nos exhorta a tener sabiduría natural y espiritual. Si tan solo siguiéramos los principios bíblicos nos ahorraríamos tantos problemas.  De los muchos principios de la Biblia veamos dos.  La Biblia exalta el trabajo y ataca la pereza. “Ve a la hormiga oh, perezoso, sigue sus caminos y sé sabio la cual no teniendo capitán, gobernador, ni señor, prepara en el verano su comida y en el tiempo de la siega su mantenimiento” (Prov. 6:6).  Lo que enseña este texto es que uno no debería esperar que nadie lo obligue a trabajar sino que espontáneamente se debe tener amor al trabajo. Además no esperar que vengan los problemas y la necesidad sino tener una actitud de previsión.  No debemos desperdiciar sino ahorrar y cuidar las cosas para que sirvan mucho tiempo.

Otro principio: “Así que teniendo sustento y abrigo estemos contentos con esto” (I Ti 6:8).  Pablo comenta que se debe tener una actitud espiritual ante las cosas materiales y estar contento (gr. autarkés).  La idea no es lo que algunos llaman ser “conformista”, sin aspiraciones.  Uno puede tener un deseo de progreso pero estará satisfecho con lo que tiene actualmente.  Hay que evitar la avaricia (gr. filarguro amor a la plata pleonexía amor a los bienes materiales que produce una insatisfacción continua).  Las dos palabras hablan de una situación mala porque uno no debe estar atado por lo material y por eso enredarse en deudas y lo peor tratando de aparentar que tiene dinero cuando no lo tiene.  Esa libertad o autarkía de estar felices aunque sólo tengamos sustento (comida necesaria) y abrigo (vestido aunque no lujoso), pero no debiendo nada a nadie, ni queriendo aparentar lo que uno no es nos dará solvencia y hará que siempre tengamos lo necesario y con satisfacción.  Vivamos la realidad y eso nos dará base para enfrentar toda crisis.  Pero en todo dependamos de Dios y pidámosle a Él su bendición

2 comentarios sobre “SABIDURÍA FRENTE A LA CRISIS

Agrega el tuyo

  1. Don Edgar aborda este asunto bíblicamente; en Hechos 3:6, Pedro declara que no tiene plata ni oro (dinero), en Hechos 18:3, Pablo nos informa que el trabaja con Aquila, y en Filipenses 4:10 – 12, Pablo expresa su confianza absoluta en Cristo (v. 13), al enfrentar cualquier extremo económico cuando afirma que “se vivir humildemente y se tener abundancia”. La Escritura es una fuente de riqueza inagotable que debo practicar para ser feliz.

Deja un comentario

Create a website or blog at WordPress.com Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

error: ¡El contenido está protegido!
A %d blogueros les gusta esto: